La emotiva carta que le escribió un padre a su esperado hijo adoptivo

Por Equipo Comunicaciones, // Categorías: Noticias LGBTI

La carta ha recorrido el mundo y ya tiene 90 mil ‘me gusta’ en Facebook. Y es que para estos dos brasileños, el amor de un padre no tiene limites y eso es lo que le quieren transmitir al pequeño. 

 

El amor de un padre es algo que no tiene precio ni se puede expresar con palabras. Y esto es lo que se demuestra en una hermosa carta que le escribió Debeth Araújo a su hijo adoptivo, William. Araújo solicitó la adopción junto a su esposo, Guilherme Gatto,y finalmente recibieron a un bebé. 

La carta brasileña ha dado vuelta al mundo, debido a los valores de familia y la importancia de ser tú mismo que transmite el texto. La carta comienza así: “En cuanto supe que vivías entre el orfanato y el hospital, solo, sin familia, tan pequeño y ya con 11 hospitalizaciones por neumonía y varias alergias a tus espaldas, sentí una mezcla de vocación y miedo”. 

Pero a pesar del miedo que conlleva ser padre, Araújo decidió sobreponerse:

 “Por un lado, algo me decía que tenía que ser tu ‘héroe’ y salvarte; por otro, miedo de estar ante la mayor responsabilidad de mi vida. Pero la primera vez que te abracé vi que quien sería rescatado sería yo”, explica el padre brasileño. 

No sólo de su experiencia personal fue de lo que habló en la carta que publicó en Facebook sino que también de lo que significa la familia para esta pareja y cómo enfrentan el reto de criar y educar a una persona.

“Jamás olvides que la familia, de sangre o la que escojas, es la que te quiere sin condiciones. La familia no es solo quien te tolera, quien te comprende o quien te acoge: también es quien está ahí cuando te falte el suelo. La familia no es solo quien te acepta, es quien te abraza y te dice ‘te quiero’”. 

Al final de la carta, el brasileño explica: “Nunca permitas que la mezquindad humana que te señala y te condena te diga cómo tienes que ser. Siempre te querremos por lo que eres, y si el mundo se empeña en hacerte daño, nuestro abrazo será siempre un lugar seguro en el que nunca te sentirás solo. No podemos escoger cómo comienza esta historia, pero podemos trazarla a partir de ahí. Construye un mundo en el que lo que cuenten sea el amor y el carácter y que las diferencias no separen a las personas. Es el valor que más te quiero pasar. ¡Te quiero, HIJO MÍO!”.