Franco Cerón, Supervisor de Mail de Apoyo: ‘‘Entré porque busco prevenir lo que uno sufre cuando es chico’’

Por Equipo Comunicaciones, // Categorías: Noticias TM

En 2016 entró como voluntario a la Fundación, asumiendo hace algunos meses el rol de Supervisor de los canales vía email, el otro polo de comunicación además de Hora Segura. Un trabajo que lo mantiene feliz, satisfecho y en constante aprendizaje.

 

Franco se sienta y me acepta un cigarrillo. El patio de la sede central de la Fundación es un sitio ideal no sólo para almorzar en estos acalorados días de verano, sino que también para las conversaciones distendidas entre chimeneas andantes. Rápidamente el líder del grupo a cargo de los correos de apoyo toma asiento y mira su reloj, como disculpándose de un atraso irrelevante.

Hace dos años que trabaja como voluntario para Todo Mejora. Hace dos años, también, no encontraba un lugar en el cual participar del voluntariado de alguna organización LGBT, principalmente porque no quería tomar parte desde ‘‘lo político’’, como le llama. Por esa razón se lanzó a la búsqueda por internet de alguna organización ligada a la diversidad, las cuales ninguna logró captar su atención. Hasta que encontró al proyecto local de It’s Get Better, en medio también de una psicoterapia. ‘‘Mi psicóloga lo vio y lo analicé con ella. Llegamos a la conclusión que sería un agente positivo para mí y dentro de todo lo se puede hacer por el resto’’.

Porque, así como muchos niños y niñas, Franco, muchacho metódico y meticuloso en sus quehaceres, también sufrió bullying homofóbico. ‘‘Entré porque buscaba ayudar a prevenir lo que uno sufre cuando es chico’’, declara, abierta y tranquilamente, sin inmutar su voz ni apagar su mirada cálida tras los anteojos. Quien se desempeña en el área de la terapia educacional en lo profesional, trabaja mucho con niños y niñas con autismo o asperger, aunque de manera paradójica, nunca en el área LGBT. ‘‘Creo que me falta prepararme un poco más, como para tener las herramientas suficientes para trabajar en eso’’.

Por esa razón cree que TM le ha ayudado en la formación de su conocimiento sobre el tema que más desconoce: las personas trans. ‘‘De esa manera propuse talleres a profesores, porque ellos no saben mucho la diferencia entre orientación sexual, expresión de género e identidad. Como que lo mezclan todo’’, asegura con voz parsimoniosa.

Tras la última bocanada, recuerda que, tras un año y medio de voluntariado, lo nombraron líder del equipo a cargo de los correos electrónicos que llegan a la Fundación. Esto es, a apoyo@todomejora.org, uno de los tantos canales a través de los cuales los niños, niñas y jóvenes LGTB pueden conversar sobre los problemas que sufren a raíz de discriminación y violencias que sufren a diario. Una labor de la cual se siente feliz hasta hoy, ya que lo ve como una retribución a su constante trabajo.

¿Qué desafíos debes enfrentar como líder, tanto a corto como a largo plazo?

-A corto, el tema de las relaciones sociales entre el grupo. Al principio nosotros éramos 3 personas viendo mail. Después dos se fueron y quedé yo. Ahora somos siete. Entonces he logrado generar un lazo de empatía y colaboración entre todos. Por ejemplo, si a ti te correspondiera un lunes y tu tuviste un pésimo día, tú tienes la opción de poder decirlo en el grupo. Entonces nosotros hacemos un apoyo.

 

Y a largo plazo, como que mis funciones son tan acotadas a solo mail que…algo personal sería como trabajar con chicxs trans. Eso es lo que a mí me motiva.

 

¿Qué es exactamente el mail dentro de los Canales de Apoyo?

 

-Es cuando contactan desde la página web, o directamente desde el mail. Por ejemplo, contactan cuando no hay Hora Segura, o cuando piensan que Hora Segura es mucho más invasivo, porque es un chat.

 

¿Te ha tocado gente que te diga Hora Segura es ‘‘invasiva’’?

 

-O sea, no. Pero yo les he ofrecido Hora Segura, porque se puede dialogar de manera más fluida, pero ellos dicen que no. Muchos contactan sin saber cómo expresarlo. Entonces, un chat les resulta mucho más invasivo.

 

¿Qué elementos destacas de la capacitación que tuviste?

 

-Yo creo que fue el tema de liberar mitos. Uno como que a través de la vida o la sociedad va generando mitos en relación a lo LGBT. Entonces Rodrigo (Sierra) nos hizo una capacitación súper ”medica”, y te revisa como las bases para asentarte en este interior.

 

¿Con qué situaciones debes lidiar con los voluntarios, y cuáles son los compromisos que asumen?

 

-El compromiso es que cada voluntario tiene un día en el cual deben responder, y de la manera como ellos personalmente lo sienten. Uno no les dice ”tienes que responder de esta manera”. Si quieres mandas emoticones, escribes mal, lo que quieras. Además, tienen que llenar una caracterización a fin de mes, para la investigación cuantitativa de la Fundación, y un Excel de las atenciones que realizó durante el día.

 

Y eso es lo que más cuesta: la caracterización, porque tienes que volver a la conversación que recibiste y leerla toda, y a veces son como 20 pestañas con los medios textos, y de ahí ir sacando la información necesaria. Ahí generalmente se trata de sacar algunos temas que son procesos suicidas, intimidación, planificación o ejecución del suicidio…también hay que anotar si recibió apoyo, derivaciones, etc., y estamos viendo el tema de consumo de sustancias.

 

Y lo otro que hacemos los voluntarios es derivar, ya sea a los centros aliados o de salud pública.

 

 

¿Qué aspectos positivos existen en este sistema?

 

-Se ha generado mucha ayuda. Especialmente en correo, consultan muchos papás que tienen dudas sobre si su hijo es trans, papás que no saben relacionarse con sus hijos LGBT…de esa manera ha habido un aspecto positivo (para ellos), sin tener que derivar. Es muy bacán.

 

¿Cómo describes el trabajo en equipo?

 

-Nosotros generalmente nos juntamos mes por medio. Va la mayoría, y es un equipo del cual he recibido buenos comentarios de parte del resto (de Rodrigo y Fefa), por ser bien unidos. Y es bacán, porque a diferencia de hora segura, mail está compuesto por una psicóloga. Hay un terapeuta, dos enfermeras, un enfermero, y alguien relacionado al turismo. Entonces, por una parte, tenemos a la psicóloga, que nos puede apoyar en temas más complejos, pero acá en mail todos tenemos una visión distinta a la de Hora Segura, donde todos son psicólogos.

 

¿Ustedes responden los correos?

 

-Sí. Es que hay distintos tipos de correos que nos llegan. Por ejemplo, cómo te decía, están el de los papás que te mandan un texto explicándote el tema. Hay otros que te mandan sólo el título del correo y puede ser como ”estoy a punto de matarme”. Y no mandan nada más, no vuelven a responder. Hay varios de esos.  Hay otros que te escriben como que ”una amiga” está con un proceso suicida, pero en realidad después de muchas ventanas, te dice que era él. Es como refugiarse a través del correo para poder expresarlo.

 

¿Cómo te has sentido con todo el trabajo que has hecho? ¿Te proyectas acá?

 

-Me gusta mucho el trabajo que hago. Caleta. Si no, no estaría acá (risas). No tengo fecha límite para irme, me gusta harto. Además, sí, me proyecto harto con la fundación, especialmente ahora que están viendo si más adelante pueden hacer grupos de apoyo acá, de manera presencial.